Mi Hermana.

  Recuerdo que jugamos muchas veces a ser mamás y doctoras. Jugamos a recorrer el mundo y a ser las mejores amigas. Hoy somos eso y mucho más; Dios nos ha concedido vivir y sin darnos cuenta estamos viviendo lo que de niñas practicamos tantas veces; somos mamás y somos las mejores amigas; no somos …