Esperar…

Mi estudio de los últimos meses ha sido el libro de los  Salmos. ¡Cuánta riqueza!, ¡Cuánta doctrina!, ¡Cuán deliciosos!….

 He aprendido muchas cosas, cosas que ahora debo de llevar a la práctica; y  una de ellas es esperar…el salmista menciona, mucha veces a través del libro esta palabra clave…esperar..

“He aquí el ojo de Jehová está sobre los que los temen,
sobre los que esperan en su misericordia,
Para librar sus almas de la muerte,
y para darles vida en tiempo de hambre.
Nuestra alma espera a Jehová;
Nuestra ayuda y nuestro escudo es él.
Por tanto, en él se alegrará nuestro corazón,
porque en su santo nombre hemos confiado.
sea tu misericordia, oh Jehová, sobre nosotros,
según esperamos en ti.”


Salmo 33:18-22

“Guarda silencio ante Jehová, y espera en él…
porque los malignos serán destruidos,
pero los que esperan en Jehová,
ellos herederán la tierra”.


Salmo 37: 7,  9

“¿Por qué te abates, oh alma mía,
y te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
salvación mía y Dios mía”


Salmo 42: 5, 11 y 43: 5

Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos,;
derramad delante de él vuestro corazón;
Dios es nuestro refugio”


Salmo 62: 8

La Palabra es clara…

Yo no siempre obedezco; yo no he aprendido a acallar mi alma y a esperar en Jehová. Siempre quiero hacer algo, siempre quiero moverme, siempre tengo que actuar.

Esperar es más difícil, esperar en oración, esperar en el día a día, esperar… esperar…

Señor, ayúdame a permanecer callada, quieta, esperando bajo tu divina providencia. Estando quieta voy a ver tu mano poderosa en acción.

“En Dios solamente está acallada mi alma;
de él viene mi salvación.
El solamente es mi roca y mi salvación;
es mi refugio, no rebalaré mucho”


Salmo 62: 1-2


“Estad quietos y conoced que Yo Soy Dios…”

Señor, hoy comienza una nueva semana, ayúdame a vivir ésto. Enséñame. Anhelo habitar calladamente bajo la sombra de tus alas. No más yo, sino tú.

Esperar..esperar en ti.