Gracias Señor.

Bendito sea el Señor, cada día nos colma de beneficios
 El Dios de nuestra salvación”
Salmo 68:19

85. Señor, gracias por las limas y los limones, gracias que nos diste a todos.

¡Cuántos beneficios de su mano he recibido! Imposible enumerarlos…tus misericordias son tantas.

Señor mi Dios, gracias.