Glorifica al Dios Triuno en medio de las pruebas

Connie ha sido un buen ejemplo de cómo vivir en obediencia fiel a través de providencias muy difíciles. Su firmeza y alegría son siempre visibles y contagiosas. Es realmente un privilegio adorar con ella en la misma iglesia y aprender de ella. Y hoy es un gusto poder tenerla en esta serie de la obediencia fiel.

Nota: Ella también hace las galletas más deliciosas y las envía a cualquier parte de los Estados Unidos.

Screen Shot 2019-11-18 at 5.51.53 PM

La obediencia fiel brilla más y es más vibrante en el contexto de las pruebas personales. Dios usa la fidelidad de un creyente humilde y obediente para mostrar su gloria. Por lo tanto, nuestro objetivo en cada prueba debe ser dar gloria a Dios. Pasen tiempo en la palabra de Dios y en oración y pídanle que complete su obra a través de ustedes en la prueba por la cuál están atravesando. . Dénle gloria al Padre, reconociendo que la soberanía de Dios significa que cada átomo está bajo su control.

Por lo tanto, cada pequeño detalle de cada aflicción es de mi amable Padre celestial. Ha diseñado mi vida perfectamente para mí. También ha ordenado un maravilloso equilibrio entre prueba y refrigerio en esta vida.

Da gloria al Padre: la soberanía de Dios significa que cada átomo está bajo su control. Por lo tanto, cada pequeño detalle de cada aflicción proviene de mi amable Padre celestial. Él ha diseñado mi vida perfectamente para . También ha ordenado un maravilloso equilibrio entre prueba y refrigerio en esta vida.

Da gloria al Hijo: Jesús es descrito como el Buen Pastor que cuida tiernamente a sus ovejas. Romanos 8:35-37 enumera más pruebas de las que jamás veremos en nuestras vidas. Y sin embargo, ninguna de estas puede separarnos de su amor. También da gloria a Cristo por su obra redentora en la cruz haciendo posible el perdón de los pecados. En medio de las pruebas muchas veces damos paso a la duda y la desesperación en las pero gracias a la obra de Cristo podemos encontrar su perdón.

Da gloria al Espíritu Santo: Le damos gloria al Espíritu Santo por su efectiva obra de consuelo, curación y gracia sustentadora. Él nos convence de pecado y luego refresca nuestra alma en una paz que supera toda comprensión.

Querida hermana, ¿estás sufriendo? Desarrolla la disciplina de glorificar al Dios Trino en tus pruebas. Entonces tus dificultades actuales aparecerán ligeras y momentáneas (y de hecho, incluso llenas de alegría) en comparación con el peso de la gloria, más allá de toda comparación (2 Cor. 4:17, Santiago 1: 2).

Soli Deo Gloria

Connie Rosendahl

Foto via unsplash