Obediencia fiel en nuestra práctica de adoración

Vicki y yo nos sentamos juntas durante un programa de capacitación de Consejería por una semana y fue un privilegio pasar ese tiempo con ella. Una de las cosas que aprendí de ella fue que una disposición tranquila del corazón es algo para atesorar. ¡Ruego poder imitarla en eso!

Gracias, querida Vicki, por tu disposición a contribuir a esta serie sobre obediencia fiel.

Screen Shot 2019-04-02 at 6.55.34 PM

Obediencia fiel en nuestra práctica de adoración
por la Vicki Church

Lo que me vino a la mente al pensar en la obediencia fiel fue ser obediente en nuestra adoración a Dios. La adoración da forma a nuestra vida de muchas maneras. Nos enseña a cantar alabanzas a Dios, a leer y comprender las Escrituras y a confesar nuestros pecados. Somos alimentados a través de la Palabra y los sacramentos. Estoy agradecida a mis padres que me criaron en la fe cristiana y a mi esposo que ha llevado a nuestra familia a adorar a Dios cada domingo a la iglesia. Por supuesto, hubo un tiempo en que fue difícil preparar a toda la familia para salir por la puerta. Y, hubo momentos en que salí sólo por un sentido del deber y sin un deseo de adorar. Pero este simple acto de obediencia fue uno que dio forma a mi vida y por el cual estoy agradecida.

Cuando nos reunimos como un solo cuerpo en la iglesia, nos reunimos para alabar a Dios, orar, confesar nuestros pecados, y somos alimentados a través de los sacramentos y la Palabra. Esto es muy importante porque establece el patrón para nuestras vidas.

Fui muy bendecida de haber sido criada en un hogar donde era el ritmo de nuestra semana. Por lo general, planificamos nuestro tiempo de vacaciones alrededor del culto dominical, ya sea saliendo el lunes o planificando dónde adoraríamos cuando estábamos lejos de nuestra iglesia local. Algunos pueden sentir que es legalista, y confieso que cuando era niña a veces se sentía así. Pero a medida que criamos a nuestros hijos, comencé a comprender las razones de la adhesión al domingo y lo aprecié.

Un incidente en particular viene a la mente. Mi esposo y yo y nuestros tres hijos acabábamos de llegar a casa del culto dominical y había un mensaje telefónico en nuestro contestador automático. Mi hermana menor acababa de sufrir un accidente automovilístico y estaba en coma. Rápidamente agarramos algo de ropa y manejamos las dos horas y media hasta el hospital. El Señor se la llevó el sábado siguiente por la mañana. El domingo por la mañana todos asistimos a la iglesia. Fue difícil cantar algunas de las canciones, especialmente el himno “Estoy bien con mi Dios”, pero la Palabra y la música fueron como un bálsamo para mi alma. Nos encontramos alabando y agradeciendo a Dios a través de nuestras lágrimas.

Uno de los mandamientos fundamentales es “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”. Éxodo 20: 8. El profeta Ezequiel les recordó a los israelitas: “También les di mis días de reposo por señal entre ellos y yo, para que supieran que yo soy el Señor, el que los santifica.”

La adoración nos enseña a cantar alabanzas a nuestro Padre Celestial. Escuché a Elizabeth Elliot hablar en una conferencia hace algunos años, y me llamó la atención la cantidad de himnos que salpicaron su discurso. La Palabra y esos himnos simplemente impregnaban su patrón de pensamiento debido a los himnos que había aprendido a través de la adoración. ¡Qué bendición aprender la Palabra y los himnos desde una edad temprana!

La adoración nos enseña a mirar constantemente al Señor para que nos alimente a través de Su Palabra. A medida que abrimos las Escrituras todos los días, recordamos y reforzamos lo que nos han enseñado a través de la exposición de la Palabra de Dios cada domingo. Como muchas de nosotras estamos involucradas en el reto de la lectura de la bíblia, estamos leyendo las Escrituras más que nunca. Escucharla expuesta cada domingo, hace que la lectura semanal sea más comprensible y nos ayuda a desarrollar raíces más profundas. Se nos enseña a pensar sobre el mundo y estamos equipados para manejar lo que el Señor nos da para practicar esa semana.

La adoración nos alimenta en su mesa cada semana. Ser convocados y bienvenidos a la mesa del Señor cada semana, infunde un patrón de hospitalidad que podemos imitar al dar la bienvenida a los demás a nuestra mesa cada semana.

El apóstol Pablo también nos exhorta. “Y considerémonos unos a otros para estimularnos en amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” (Hebreos 10: 24-25)

Estoy muy agradecida de poder adorar cada domingo y orar para que el Señor me use cada vez más para darme forma para poder entender Su Palabra, seguir el ejemplo de compartir una mesa, confesar el pecado, en resumen, crecer en gracia.