Obediencia fiel en la viudez

Una gran amiga mía de años es Robin. En la Providencia Divina, ella ha tenido que enfrentar situaciones sumamente difíciles, como quedar viuda dos veces en menos de 5 años y criar a cuatro chiquitos varones sola. Pero en cada una de estas circunstancias Dios la ha sostenido. La fidelidad de Dios ha sido la constante en cada una de estas pruebas. Y por la misma gracia de Dios, Robin ha respondido a la voluntad de Dios con un corazón inclinado a la obediencia fiel.

Estoy segura que leer su testimonio va a ser de mucho ánimo para ustedes.

Screen Shot 2019-04-02 at 6.55.34 PM

La luz del baño perforaba la oscuridad, era hora de levantarse de la cama. Bajé los escalones y percibí el olor del café recién hecho. Peter se sentó con su biblia abierta cerca de la chimenea, haciéndome un gesto para que me uniera a él en oración y leer algunos pasajes antes de salir corriendo por la mañana. Estábamos en nuestros treintas y nuestra vida ocupada viviendo en la Ciudad de México, aprendiendo un nuevo idioma, una nueva cultura, haciendo crecer un negocio y una familia. Aprecié las horas antes de que saliera el sol, antes de que las responsabilidades de la vida nos llevaran en distintas direcciones durante el día. Bromearía con Peter diciendo que lo había conseguido “primero” antes que el resto del mundo. Rara vez se pronunciaban muchas palabras en esas horas previas al amanecer. En ese momento, no tenía idea de que esta rutina mundana de la mañana pronto se convertiría en un recuerdo preciado.

La impactante noticia de la muerte de Peter llegó inesperadamente tarde esa noche cuando anticipaba su llegada, un robo de taxi salió mal. El titular de los periódicos al día siguiente lo llamó: “Crimen de taxista canalla”, ya que las pandillas robarían los taxis en la ciudad y robarían a los pasajeros desprevenidos. Busqué la palabra canalla y encontré una definición que incluía, canalla: “de naturaleza siniestra, significa que causa daño”. Como una bola de demolición, esta noticia amenazó con destruir la vida robusta y segura que tenía. Estaba destrozada. La incredulidad y el shock oscurecieron mi visión mientras luchaba por comprender que mi vida estaba al revés.

El sueño nunca llegó esa primera noche y, por extraño que parezca, no podía llorar. Oh, clamé a Dios con angustia pero no con lágrimas reales. Sentada junto a la chimenea, sentí el calor de las brasas encendidas contra las noticias paralizantes que causaron una profunda agonía en mi alma. Tantas preguntas se arremolinaron en mi cabeza. Peter había sido mi roca, mi esposo y padre de nuestros hijos. Criar a cuatro hijos juntos fue la alegría de su vida, ¿cómo lo haría sin él?

Mi mente se aceleró cuando pensé en cómo iba a dar la noticia a nuestros cuatro niños pequeños, dormidos arriba, sin darse cuenta del evento que cambiaría su mundo. Estaba en shock, todo en mi trataba de recordar. Recordaba la última vez que lo vi, su toque, nuestras últimas palabras, mi mente naturalmente quería recrear esos momentos, tratando de llegar a un acuerdo con la verdad de estas circunstancias no deseadas.

Recordé el contenido del último sermón que escuchamos juntos de Lucas 1, el anuncio del nacimiento de Jesús. Abrí mi biblia y me sorprendió cómo la narrativa de María me animó a considerar, quizás, solo que Dios estaba planeando algo, más grande, más grandioso y más glorioso de lo que mis ojos podían ver. Me dio esperanza esa noche y en los años transcurridos desde entonces.

El ángel Gabriel le anunció a María la asombrosa noticia de que, aunque era virgen, concebiría un hijo. Las escrituras dicen que ella estaba muy preocupada y trató de discernir qué tipo de anuncio podría ser. Nunca podría haber esperado escuchar la más increíble noticia de que tendría un hijo que sería el Mesías prometido. Aunque no podía comprender cómo concebiría al Salvador, ella respondió a Dios con humilde confianza y obediencia.

Dios ha usado esta parte familiar de su palabra para enseñarme y animarme a aprender a responder a los desafíos de la vida con una fe bien cimentada que obedece.

María era una buena niña judía, conocía las Sagradas Escrituras, conocía la profecía de Isaías:

“Por lo tanto, el Señor mismo te dará una señal: la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarás Emmanuel”.

Aunque el plan de Dios para María era un gran honor, requería una obediencia costosa y también exigiría un gran sufrimiento. Habría dolor en el parto y dolor como madre del Mesías sufriente. María abrazó la palabra de Dios por la fe, a pesar de sus planes y de cómo pensaba que su vida iba a ir. Su respuesta fue: “Déjame ser como me has dicho, he aquí la doncella del Señor”, se puso humildemente a disposición de Dios. Reflexioné sobre su respuesta de una manera que nunca antes había tenido.

En la famosa canción de Alabanza de María, El Magnífico, vemos la evidencia de su conocimiento en el Antiguo Testamento y su confianza sincera que la lleva a alabar. Cuando ensayé los recuerdos que llevaron a esta noche, apareció mientras realizaba mi vida diaria, el plan providencial de Dios se estaba desarrollando. No es una sorpresa para Dios, pero una gran sorpresa para mí. Eso es lo que encontramos sucediendo aquí en la historia de María, y planteó una pequeña semilla de esperanza de que Dios estaba planeando algo en medio de mi dolor.

La primera parte de vivir una vida de obediencia fiel es saber de dónde proviene nuestra obediencia, cómo se produce. Fundamentalmente, es el resultado de la gracia de Dios a través de la fe debido a nuestra unión con Jesucristo. Dios da la gracia necesaria para fortalecernos y vivir en obediencia fiel en medio de las circunstancias dolorosas y confusas de la vida. La fe genuina en Cristo produce vidas obedientes que dan gloria a Dios.

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros; pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”. Efesios 2: 8-9

Han pasado veintiún años desde la muerte de Peter. Dios continúa usando la narrativa de María para consolarme y condenarme. Su ejemplo de conocer la palabra de Dios y su llamado a confiar, obedecer y alabar a Dios ha sido un tema constante. He criado a mis cuatro hijos que ahora son hombres adultos. Esa parte difícil de lo que Dios me llamó está detrás de mí y, sin embargo, las circunstancias de la vida me brindan continuamente nuevas oportunidades para confiar en Dios y la gracia que Él provee para lograr la obediencia de la fe.

Ha habido momentos de preguntas, dudas y dudas acerca de cómo vivir la vida de esta manera, pero Dios ha sido fiel. A través de Su palabra, la comunión, el amor y las oraciones de los hermanos y hermanas en Cristo, Dios continúa exponiendo las formas en que todavía necesito ser cambiada a la imagen de Jesús para su gloria. Por Su gracia, mi fe y mi amor por Él han crecido. Cuando las circunstancias de la vida amenazan con abrumarme, recuerdo especialmente la respuesta de María al plan designado por Dios. Su ejemplo de confianza simple pero completa me ha animado.

Después de todos estos años, miro hacia atrás a esas horas difíciles la noche en que murió Peter, y lo veo de manera diferente a través de los ojos de la fe. El cuidado amoroso de Dios por mí allí en esa habitación es evidente en mi mente ahora. Él sabía lo que se necesitaba para crecer y hasta el día de hoy es una imagen de su gracia.

En mi mente, recuerdo cómo los suaves rayos de luz solar comenzaron a iluminar la habitación oscura en las primeras horas de la mañana, solo en mi primer día. Los recuerdos de mi rutina matutina con Peter me saludaron cuando recogí la Biblia sentada cerca de la chimenea donde la había dejado. Abrí donde había señalado con un marcador y comencé a leer esos versos y, al hacerlo, las primeras lágrimas comenzaron a caer.

“Pero esto lo recuerdo, y por lo tanto tengo esperanza: el amor constante del Señor nunca cesa; Sus misericordias nunca llegan a su fin; Son nuevas cada mañana; grande es tu fidelidad.” “El Señor es mi porción”, dice mi alma, “por lo tanto, esperaré en él. El Señor es bueno con los que lo esperan, con el alma que lo busca”. Lamentaciones 3: 21-25

Robin Zarate

Traducido por Gaby Escudero con permiso del autor. Publicado originalmente en Daily On My Way to Heaven.