Catecismo del COVID pregunta 3

74FCA060-8877-4860-89F1-A016B2121016

Catecismo de COVID Pregunta 3
Por Douglas Wilson
Traducido con permiso

P.3 Hasta ahora solamente has estado hablando de algunas verdades teológicas -De la soberanía de Dios y su bondad, y eso está bien. Pero, ¿Está entonces mal tener preguntas prácticas acerca de la autoridad de la cuarentenas, de ser un buen vecino, de cómo alimentar a tu familia, y otras preguntas como éstas?

No, no está mal hacer este tipo de preguntas prácticas. De hecho, estaría mal no hacerlas. Pero queremos estar seguros de que no empezamos a contestarlas con el pie equivocado.

Esto es porque, en la vida Cristiana, todo lo que hacemos debe estar basado en lo que somos, en dónde estamos. Lo que somos precede lo que hacemos. En este caso significa estar en paz, estar en contentamiento con la voluntad de Dios para ti y tu gente. Si estás enojado, si estás temeroso, si estás tratando de tener control sobre todo, esto significa que todo lo que hagas lo vas a hacer mal. A Dios le importan los adverbios -no solamente lo que hacemos, sino como lo hacemos, y con que actitud lo estamos haciendo.

Si tienes miedo, y te escondes debajo de tu cama, vas a hacerlo incorrectamente. Si eres valiente y aventurado, y decides salir y presumir tu valentía a todos, vas a hacer lo incorrecto. Así que es mejor tener la bendición del Espíritu de Dios en cualquier cosa que hagas, que hacer lo que es técnicamente “correcto”. Y el Espíritu siempre empieza a darnos su bendición dependiendo si estamos o no en el gozo del Señor.

Si has aprendido las lecciones de las primeras dos preguntas -la soberanía de Dios y la bondad de Dios y cómo son igualmente absolutas, entonces eso significa que puedes darle gracias a Dios por lo que Él está haciendo en tu vida, en la vida de tu familia, en la vida de tus compatriotas, y en la vida de todos los terrícolas.

Esto es lo que vemos en Efesios 5. Después de que los santos son llenos del Espíritu, de tal manera que sobreabundan en salmos, himnos, y cánticos espirituales, ¿qué es lo que leemos? “dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Noten que el texto dice que debemos dar gracias por todas las cosas. No solamente en todas las cosas, y no a pesar de todas las cosas. Sino por todas las cosas.

Cuando entiendes que Dios es soberano en Su Cielo, y que Dios es la bondad misma, siempre, todo el tiempo, y escoges darle gracias a Él por esta aflicción en particular, vas a estar respondiendo como un Cristiano, y no como un estoico.

Aclarado ésto, el escenario está listo. Vamos a poder ahora discutir de una manera provechosa la legitimidad de la autoridad de los magistrados, la autoridad para enseñar de los científicos, la autoridad legítima de los ancianos que tu iglesia tiene, y la autoridad que tienes dentro de los confines de tu hogar.