Obediencia fiel a Dios cuando el nido está vacío

Cada vez que coincido con mi amiga Meredith, ella está sonriente y siempre está dispuesta a decir una palabra de aliento a quienes la rodean. Puedes contar con ella cada vez que necesites ayuda y siempre la escucharás decir las palabras que una verdadera amiga te dirá: “Estaré orando”. Estoy agradecida que Meredith Wilson comparta con nosotros hoy una palabra de aliento sobre cómo se ve la obediencia fiel cuando los hijos han dejado el nido.

Screen Shot 2019-04-02 at 6.55.34 PM
Obediencia fiel cuando los hijos abandonan el nido
por Meredith Wilson

Llegué a la fe en el Señor Jesucristo a la edad de diecinueve años. Si bien los primeros años fueron inestables, el Señor es fiel y El me ha colocado en fundamento sólido. Ahora soy abuela, con cuatro hijos mayores. Tres de ellos están casados y en septiembre llegará mi octavo nieto. Ha sido un placer ver crecer a mis hijos, y una bendición tenerlos como amigos y mejor compañía ahora. Mi hija soltera es como una amiga y me encanta salir con ella. Tiene una vida muy ocupada y trato de estar al día con todo lo que está pasando. Trato de ser una fiel amiga para ella y para mis otros hijos, orando por ellos en sus nuevos roles como esposos, esposas, madres y padres, y también orando por sus cónyuges.

Cuando mi hija mayor estaba casada, por un año vivieron cerca. Luego ella, su esposo y mi primer nieto se mudaron a Gran Bretaña. Volar al Reino Unido no estaba en nuestro presupuesto, así que inmediatamente comencé a trabajar limpiando casas y luego trabajé para una pequeña compañía de libros. Esto me permitió viajar para verlos. De hecho, he estado en Inglaterra dieciséis veces en los últimos diez años. He podido ayudar con los nacimientos de cada uno de mis nietos. ¡Qué bendición!

Mi segunda hija ha vivido en Canadá durante los últimos cinco años. He estado allí por los nacimientos de sus hijos también. Aunque elegiría estar más cerca de mis hijas, esta es la voluntad del Señor para ellas y debo alinear mi voluntad con la suya. Necesito estar contenta y no quejarme. Y el Señor verdaderamente ha bendecido esto. Me encanta ser abuela. Me siento muy cerca de todos los nietos. Hacemos FaceTime o hablamos todo el tiempo. Trato de involucrarme en la vida de mis hijas para que sea como si nunca hubieran abandonado la ciudad.

Hubo un período en el que parecía que la familia de mi hija en Gran Bretaña vendría a vivir a Idaho. Estaba tan emocionada, ¿podría ser esto posible? Mientras oraba para que sucediera, y en mi corazón esperaba no tener que volver a volar a Inglaterra, también sabía que era una oportunidad para confiar en Dios y alabarlo, aunque la respuesta fuera no. Recuerdo que le dije a mi hija que no importaba el resultado, teníamos que estar contentos y agradecidos. Tendremos toda la eternidad con nuestros hijos y nietos. ¡Qué misericordia! Es importante tener esta gran visión de la historia de Dios. Creo que también es importante orar por mis nietos a medida que crecen. Tengo varios versículos en mi biblia que oro por cada uno de ellos. Nuestro padre celestial ama a nuestros nietos más que nosotros, y es un privilegio presentarlos delante de Su trono.

Una de las bendiciones cuando los hijos abandonan el nido es la oportunidad de volver a evaluar su relación con su esposo. ¿Todavía estoy pensando en cómo complacerlo en nuestra casa? ¿Estoy cocinando sus comidas favoritas? ¿Qué le gusta hacer en sus días libres? ¿Estoy unida a él? ¿Sigue siendo mi mejor amigo? Siempre he apreciado la amistad de mi esposo. Aprovecha al máximo este tiempo. Ahora que ya no estoy trabajando, he pasado un tiempo en oración preguntándole al Señor cómo me quiere usar. Me he dado cuenta de que hay algunas cosas que desearía haber cultivado cuando era más joven. Pero no puedo volver, así que le he estado preguntando a Dios cómo puedo servirle. Me encanta estar ocupada, pero quiero ser fructífera. Me recuerda el Salmo 90:17,

“Que el favor del Señor nuestro Dios esté sobre nosotros.
Confirma en nosotros la obra de nuestras manos;
sí, confirma la obra de nuestras manos.”

******

Gracias a Sylvia Medina por ayudarnos con la traducción de este artículo que fue publicado originalmente en Daily On My Way to Heaven .