Pecados Respetables: Capítulo Cinco

El Poder del Espíritu Santo

Hemos muerto al pecado y otra vez no ha sido mérito nuestro. Él es quién lo hizo por los suyos en la cruz. De aquí parte todo.

¡Qué gran esperanza tenemos! Hay salida para ese ciclo de pecados sutiles que se han arraigado en nuestro ser. Me gusat la menera en que Jerry Bridges nos recuerda esto: el principio de la responsabilidad dependiente. somos completamente responsables de obedecer a Dios, obedeciendo su palabra y haciendo morir lo terrenal en nosotros. Y al mismo tiempo somos  completamenre incapaces de hacerlo en nuestras propias fuerzas. Dependemos completamente de la obra del Espiíritu Santo en nuestras vidas.

Gálatas 5:16 dice :

“Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne”.

 Andar en el Espíritu es vivir dependiendo el Señor cada día, cada minuto.Nunca vamos a alcanzar la perfección en esta vida, pero si veremos progresos.

El Espíritu Santo hace más que ayudarnos, Él es quién finalmente hace la transformación en nosotros.

Es por su gracia, de principio a fin. Morir para vivir.