Celebrando la Encarnación del Señor – El Amor del Señor-

La Natividad; Martin Schongauer ca. 1447 – 1491
 “Como la eternidad de Dios, no podemos alcanzar a entender
en dónde comienza o termina el amor de Dios.
No hay una explicación ante los
maravillosos misterios de Su Encarnación y 
su muerte sacrificial; 
únicamente que Cristo nos ha amado.
Su amor lo originó todo, lo explica todo, lo ilustra todo.
Su amor es el interprete del misterio Divino.
No hay una circunstancia en la historia de nuestro Señor
en el que no veamos alguna manifestación se Su amor.
Su Encarnación es amor alcanzándonos.
Su simpatía es es amor llorando.
Su compasión es es amor sosteniendo.
Su gracia es amor actuando.
Su enseñanza es la voz de Su amor.
Su silencio es el reposo del amor.
Su paciencia es su amor deteniéndonos.
Su obediencia es la labor de Su amor.
Su sufrimiento es Su amor constreñido.
Su cruz es la altar del amor.
Su muerte es la ofrenda del amor.
Su resurrección es el triunfo del amor.
Su ascensión al cielo es la coronación del amor.
Su estar sentado a la mano derecha de Dios,
   es  la intercesión del amor.
Así de profundo, de vasto; así como un océano sin fin,
es el amor de Cristo.
Nuestra alma no puede sino admirar en silencio,
este amor insondable, un mar sin límites.”

“Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén”.   (Efesios 3:14- 21)

************************

Mi amiga Fabiola está publicando su blog algunas entradas muy interesantes acerca de las tradiciones. No dejen de leerlo aquí.

**************************