El Gozo De Educar A Nuestros Hijos

Gálatas 5: 22- 23 nos habla del gozo del Espiritu, y el segundo en la lista es el gozo.

“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”

El gozo… a veces yo me olvido de éste. Trato de cultivar en mi vida amor, __________, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…. Pero, ¿gozo?

El gozo para educar a nuestros hijos es un don de Dios, es un fruto que el Espiíritu debe traer a mi vida, y que yo debo de cultivar.

La verdad no es fácil sobretodo cuando las cosas no salen exactamente como las deseamos, o cuando tenemos que disciplinar a nuestros hijos, o cuando los niños están chiquitos y demandan tanto.
Sin embargo, debemos buscar vivir con gozo. Un hogar lleno de gozo debería de ser el común denominador de los hogares de creyentes.

El gozo es importante, tanto como el amor o la templanza, o la paciencia.

El gozo es tan importante que, Jesús, por el gozo puesto delante de Él menospreció la cruz y sufrió el oprobio. El gozo es fe en acción.

No veamos la pila de ropa, o las tareas no terminadas, o la mala actitud. No; veamos con fe hacia adelante; veamos la promesa a lo lejos.

Nuestra labor no es en vano.

Claro que esto no significa que ahora podemos flojear y negar los pecados que requieren disciplina en nuestros hijos. No; signifuca que mientras hacemos nuestra tarea de mamás, debemos hacerla con gozo, sabiendo que el fruto que vamos a cosechar en la vida de nuestros hijos no tiene que ver con nuestro desempeño, sino con la gracia de Dios.

El señor es fiel y su obra en nosotros y en nuestros hijos depende de Él.

No nos afanemos y vivamos gozando la familia en la que Dios nos ha puesto.

One Reply to “El Gozo De Educar A Nuestros Hijos”

  1. Yo me he descubierto con falta de gozo cuando no confío y descanso en el Señor!!!. De verdad es una carga pesada y que ahoga el gozo en el Señor.
    Saludos Becky
    Gloria Hdz de Alcántara

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.