Llovizna

“Escuchad, cielos, y hablaré;
Y oiga la tierra los dichos de mi boca.
   
Goteará como la lluvia mi enseñanza;
Destilará como el rocío mi razonamiento;
Como la llovizna sobre la grama,
Y como las gotas sobre la hierba;
   
 Porque el nombre de Jehová proclamaré.
 Engrandeced a nuestro Dios.”

Deuteronomio 32:1-3

Escuchemos y delitémonos en Él, en Su Palabra.