Demos Gracias a Dios Por Las Tormentas por J.C. Ryle

“Si somos verdaderos Cristianos, no debemos esperar que todo en nuestro camino al cielo sea fácil. No debemos de extrañarnos, si tenemos que enfrentar enfermedades, pérdidas, tristezas y decepciones, como cualquier otra persona. Lo único que el Señor nos ha prometido es perdón de nuestros pecados, gracia en nuestro camino y gloria al final- Él nunca nos ha prometido que no tendremos aflicciones. Él nos ama demasiado como para prometernos tal cosa.

A través de la aflicción, Él nos enseña preciosas e invaluables lecciones que no aprenderíamos de ninguna otra manera. En las aflicciones, Él nos muestra nuestro vacío, nuestra debilidad, nos trae al Trono de la Gracia, purifica nuestras afecciones, nos separa del amor a las cosas del mundo y nos hace anhelar el cielo. En la mañana de Resurrección diremos: “Bueno me es haber sido humillado, para que aprenda tus estatutos.” (Salmo 119:71) y daremos gracias a Dios por cada tormenta que trajo a nuestra vida.”

J.C. Ryle

Expository Thoughts on the Gospels: Mark, [Carlisle, PA: Banner of Truth, 1985], 83. {Mark 4:35-41}