Año 70 D.C.- La Destrucción del Templo de Jerusalén-

La Destrucción del Templo de Jerusalén por  Francesco Hayez, 1867

Bruce L. Shelley dice en su libro de historia de la iglesia, “Para propósitos prácticos, el año 70 D.C.  y la destrucción de Jerusalén marcan el fin de la era apostólica. La mayoría de los apóstoles originales habían muerto, y las iglesias que ellos habían fundado estaban en  manos nuevas… el mensaje de los apóstoles va a ahora a tener que resistir persecuciones y una gran oposición” (p.23)

El pueblo judío estaba desolado, anhelaba su autonomía y estaba bajo la mano poderosa y ruda del Imperio Romano,  Tuvieron procuradores que no ayudaron a las relaciones políticas como Gessius  Florus quién,  cada vez que necesitaba más dinero para aumentar su fama, saqueaba plata del templo. La paz era algo que no se tenía segura. El ambiente y las relaciones eran realmente volátiles.

Finalmente llegó la explosión. Los judíos se rebelaron dirigidos por un grupo de Zelotes, y atacaron una  fortaleza de los romanos. La furia creció cuando, sorprendentemente, los judíos vencieron y tomaron la fortaleza.

El incendio, el descontento creció y se extendió en todas las provincias. El emperador Nerón no podía permitir una rebelión a gran escala y mandó al general Vespasiano a terminar con el asunto. Sitió Jerusalén, pero no pudo tomarla porque fue requerido en Roma, el emperador Nerón había muerto y lo coronarían a él Emperador. Su hijo Tito es el asignado para terminar la batalla.

Tito sitia Jerusalén y penetra sus tres murallas; quema la ciudad y sus tropas queman el templo. El historiador Josefo dice que el general Tito deseaba preservar el templo pero sus soldados enardecidos lo incendiaron. Y yo me pregunto ¿Qué no acaso ya estaba escrito que así debía de suceder? Jesús lo dijo,

“Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo. Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada.” Mateo 24:1-2

¿Qué significó la destrucción del templo?

Los Judíos por un lado, tuvieron que modificar su sistema de adoración, basado en sacrificios de animales y las sinagogas crecieron en importancia.

Los Cristianos, en cambio, huyen. Pero, ¿por qué huyeron? Porque recordaron las palabras de Jesús:

“Pero cuando viereis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabed entonces que su destrucción ha llegado. Entonces los que estén en Judea, huyan a los montes; y los que en medio de ella, váyanse; y los que estén en los campos, no entren en ella. Porque estos son días de retribución, para que se cumplan todas las cosas que están escritas. 
Mas !!ay de las que estén encintas, y de las que críen en aquellos días! porque habrá gran calamidad en la tierra, e ira sobre este pueblo.  Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles se cumplan.” Mateo 21: 20-24

Dios es soberano, la historia es suya y nuestros días están en sus manos.

La publicación anterior de este tema es Año 64 
y la siguiente es Historia de la Iglesia, La Importancia de la Doctrina.

Unas líneas de tiempo muy útiles se pueden encontrar aquí. y aquí.