Disciplina en Nuestras Relaciones

Cuando nos sentamos a platicar, las dos concidimos en esto:

Nos hace falta más disciplina en nuestra relación, nos hace falta apartar más tiempo para estar juntas y platicar y gozar de nuestra compañía.

Poner tiempos aparte para conversar y para crecer en nuestra relación con nuestros hijos es lo que necesitamos. Sabemos que es necesario en el matrimonio, lo hacemos con nuestras amigas; tenemos estudios bíblicos en tiempos señalados, pero, ¿tenemos un tiempo apartado para edificar nuestra relación con cada uno de nuestros hijos?

He oido tantas veces a tantas mamás quejarse del verano, porque “tienen que estar más tiempo con sus hijos y no saben que hacer con ellos” ¡Qué triste!

Cuántas veces he oido a mamás decirme, “¿Cómo puedes esducar en casa, cómo puedes pasar todo el día con tus hijos? ¡Qué tristeza!

Cuando pasamos tiempo con nuestros hijos estamos invirtiendo en una relación que a la larga va dar muchísimo fruto, fruto que va a llenar y que va a satisfacer nuestra alma.

Tiempo con ellos es lo que me hace falta. Tiempo para oirlos, tiempos para ver a través de sus ojos y ver su corazón.  Tiempo para edificar una relación.

Y si tú educas en casa, te puedes preguntar esta misma pregunta que yo me he hecho, “Estoy en casa, pero ¿estoy con ellos de verdad?, ¿estoy disponible para ellos cuando algo me quieren platicar?”

Este verano, no solo quiero estar en casa, quiero estar disponible para ellos.

Quiero marcar en el calendario tiempos para crecer con ellos.