Pecados Respetables. Capítulo Siete

 Capítulo Siete

Impiedad

Santiago 4:13-15


“¡Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.”

Jerry Bridges, dice que la impiedad es “vivir cada día pensando o muy poco  o nada en Dios, o en la volunatd de Dios, o en la gloria de Dios, o en nuestra dependencia de Dios.”

Yo he cometido este pecado. Mi esposo y yo tomamos una decisión muy importante en nuestra vida hace ya varios años, y la tomamos impíamente. No lo consideramos a Él, ni escudiñamos la Palabra para ver si esa desición glorificaría a Dios…y hoy vivimos con la consecuencia de esa desición impía.

¿Cómo voy al súper mercado?, ¿Cómo como?, ¿Cómo paso mi tiempo?, ¿Cómo educo a mis hijos?, ¿cómo voy y vengo en el día a día?, ¿Cómo?…¿Busco realmente glorificar a Dios en toda mi manera de vivir?

Colosenses 3:23-24


“Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.”

Claro que me sé este versículo, pero de verdad, ¿lo vivo?

Oí decir a una mujer alguna vez, hablando  de cómo un día en el que se había propuesto vivir piadosamente, iba haciendo sus labores de la casa orando, cuando algo sucedió, dejó de orar y regañó a su hijo (más de la cuenta)….”Mi error fue el silencio, mi error fue cerrar mi labios en adoración”  dijo ella.

Cuando dejo de orar, de considerar a Dios en todas las pequeñas cosas, cuando callo y mis pensamientos en lo ordinario reinan, entonces vivo en el pecado de la impiedad.

Mi oración, es que el Espíritu Santo me guíe hoy a vivir piadosamente, cada instante, en cada palabra, en cada pensamiento. Que me libre de tomar decisiones impías,de vivir sin considerarlo.