Amiga

Está en su casa, cansada.
La noche anterior tuvo que ocultar sus lágrimas
La almohada escuchó su suspiro.
Su garganta estaba cerrada.

¿Cómo consolarte amiga?
¿Cómo alcanzar tu dolor?

Un pequeño le pide una risa.
Una joven le arranca un abrazo.
Un hombre, un hijo, la besa.
Su garganta está cerrada.

¿Cómo consolarte amiga?
¿Cómo alcanzar tu dolor?

El valle parece ser de muerte.
El tunel sin salida.
El dolor inexplicable.
La desesperación  desoladora.

¿Cómo no creer?
Ahora sólo Él
El Rey, Sacerdote y Profeta
puede alcanzar tu dolor.

El valle es para que levantes los ojos.
El tunel para ver la luz que viene de Él
El dolor…Él lo sufrió.
La desesperación no te deja soltarte de Él.

Su Palabra es Suficiente.
Suficiente para llevarte en medio de la prueba.
Suficiente para transformarte.
Suficiente para consolarte.

¿Cómo no creer?
Los dardos penetran y no vemos.
Los ojos están anegados.
Que su Espíritu te ayude a ver
Su gloria en la prueba.

¿Cómo consolarte amiga?
¿Cómo alcanzar tu dolor?

Una oración.
Una palabra de ánimo.
Un abrazo.

Todo es momentáneo
La noche llega y estás sola.
La almohada  y las lágrimas.
El dolor y el silencio.

Solamente Su Palabra.
Solamente El Padre y su hija.
Su gloria en tu dolor.
Su paz en la tribulación.