Mi Hermana.

 

Recuerdo que jugamos muchas veces a ser mamás y doctoras. Jugamos a recorrer el mundo y a ser las mejores amigas. Hoy somos eso y mucho más; Dios nos ha concedido vivir y sin darnos cuenta estamos viviendo lo que de niñas practicamos tantas veces; somos mamás y somos las mejores amigas; no somos doctoras, pero qué tal corremos a los doctores y qué tal curamos heridas con besos mágicos; el mundo…lo recorremos de distintas maneras y sin embargo, a pesar de tantas vueltas, de tantos años, de tantos kilómetros parece que cada vez estamos más cerca, cada vez nos necesitamos más, nos conocemos más, nos entendemos más, nos vemos reflejadas una en la otra.
Los recuerdos que construimos ahora, nos harán reir un día. Los sueños que hoy tenemos los platicaremos en unos años y seguramente vamos a gozarnos al ver la fidelidad de Dios y nos deleitaremos en Él, que a pesar de nosotras, todo salió bien.

2 Replies to “Mi Hermana.”

Los comentarios están cerrados.