Historias de Agujetas

Las manitas de mi niña se anudan las agujetas esta mañana, y dice feliz:

“Mami,  me acuerdo que Abú me enseñó a abrocharme las agujetas”

 A
bú ha sido una gran Abú.
Ha querido llenar de memorias a sus nietos y lo ha hecho bien.
Ella enseñó a cada uno de mis hijos a abrocharse las agujetas;
les enseñó a todos las mismas rimas que ella sabía desde niña.
Con un meñique, Abú sabe decir “Te Amo” desde lejos.
Y sabe cocinar mil cosas ricas que solo se comen en su casa.

Abú sabe contar los mejores cuentos,
Sabe coser ropa para los peluches y sabe darles vida.
Solamente Abú puede jugar todo el día,
Ella quería ser actríz, y con sus nietos le ha tocado actuar,
Abú ha sido pirata, amiga en la mesa del té.
Ha sido soldado, y princesa.

A Abú corren cuando sus pantalones nuevos necesitan un parche,
Y su camisa favorita un botón.
Abú es Abú, y siempre dice sí.

Abú, no tiene polvo de hadas,
Tiene un plovo más poderoso,
Polvo de Abuela.

Señor, gracias por la vida de mi mamá. Gracias por Abú.

Una respuesta a «Historias de Agujetas»

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: